miércoles, 7 de marzo de 2012

La leyenda de los niños llorones.


Bruno Amadio fue un pintor conocido por su extraña colección de cuadros “Los niños llorones”.  Pinturas malditas que traen desdichas a quienes se atreven a poseer estos inquietantes lienzos.





El pintor Bruno Amadio

Es muy escasa la información que poseemos de este personaje, ya que lo único que conocemos es que Amadio nació a principios del siglo pasado en Venecia, fue fascista y conservador y, cómo no, un fiel seguidor de Mussolini. Se cuenta que participó en la II Guerra Mundial y que fue en ésta donde comenzó a pintar los cuadros malditos, la serie a la que llamó “Los niños llorones”.

En dichos cuadros, Giovanni Bragolin, pues con este nombre firmaba sus trabajos, pretendía mostrar el horror de la guerra en las lágrimas de esos niños desdichados y huérfanos, símbolo más que gráfico de las desgracias que dejaba el conflicto bélico allí por donde pasaba.

Cuenta la historia que Bruno Amadio pintó un total de 27 cuadros en esta serie y que todos los niños vivían en orfanatos o casas de beneficiencia.

Al finalizar la guerra, Amadio se traslada a vivir a España; primero a Sevilla, donde pasa varios años de su vida y más tarde a Madrid, donde se le pierde totalmente el rastro.





Algunos de los enigmáticos cuadros de la colección







Al igual que su vida, la leyenda que le acompaña también tiene un origen incierto, ya que Bruno Amadio, harto de ser un pintor mediocre pactó con el diablo para poder tener la fama y el reconocimiento que se merecía. De modo que en muy poco tiempo, sus cuadros se hicieron muy populares y a mediados de siglo eran un tesoro preciado del que se hacían cientos de reproducciones todos los años. A más de uno les sonarán las caras de estos niños pues más de una de nuestras abuelas seguro que lució una de estas copias en el salón. Las casas donde se cuelga uno de estos originales arden en llamas y son fuente de misteriosos poltergueist y fenómenos extraños.








Este es uno de los más famosos, se dice que al girarlo se ve a un pez devorando al niño.




Extraños sucesos

En una de las versiones de la leyenda urbana se cuenta que el primer cuadro que pintó Bruno, se quedó en el mismo orfanato de dónde era el niño retratado y que dicho orfanato ardió hasta los cimientos a los pocos días, todos murieron abrasados, incluso el propio niño que fue pintado por Amadio en el cuadro que, misteriosamente, fue el único objeto que no fue pasto de las llamas. De esto modo, el espíritu del niño quedó atrapado de algún modo en el lienzo que arrastraría la terrible maldición por el resto de los días. Personalmente, ésta versión que ronda por la red me parece una invención folklórica, pues ya se sabe lo que pasa con este tipo de leyendas en las que los dimes y diretes las van redondeando para rodearlas del entorno más macabro posible.

En fin, al final de los años setenta la leyenda se extendió como la pólvora y los testimonios sobre la mala suerte de todos aquellos que poseían uno de los cuadros de la colección se multiplicaban por momentos. Nadie quería tener uno de estos cuadros en su casa y las copias dejaron de realizarse por falta de pedidos, “por si acaso”, todos fueron descolgando sus cuadros y arrinconándolos en los desvanes si no deshaciéndose de ellos lo más rápido posible.










Se dice que que en determinadas fechas, si alguien se ponía delante del cuadro del niño llorón podía pactar con el diablo, y éste te podía mirar directamente a los ojos a través de la enrojecida y llorosa mirada del niño.












 Hoy en día todavía quedan muchos de sus cuadros en circulación, y  todavía son muchos los que aseguran que en sus hogares suceden hechos extraños, las caras de los niños  cambian de forma  y en determinados momentos del día nadie se atreve a mirarlos fijamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada